El Labrador – Efraín Breto

Predicado el 03 Nov 2019, Predicador: Efraín Breto

Marcos 4:1-20 – Biblia de las Americas

Parábola del sembrador

1. Comenzó a enseñar de nuevo junto al mar; y se llegó a El una multitud tan grande que tuvo que subirse a una barca que estaba en el mar, y se sentó; y toda la multitud estaba en tierra a la orilla del mar.

2. Les enseñaba muchas cosas en parábolas; y les decía en su enseñanza:

3. ¡Oíd! He aquí, el sembrador salió a sembrar;

4. y aconteció que al sembrar, una parte de la semilla cayó junto al camino, y vinieron las aves y se la comieron.

5. Otra parte cayó en un pedregal donde no tenía mucha tierra; y enseguida brotó por no tener profundidad de tierra.

6. Pero cuando salió el sol, se quemó; y por no tener raíz, se secó.

7. Otra parte cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto.

8. Y otras semillas cayeron en buena tierra, y creciendo y desarrollándose, dieron fruto, y produjeron unas a treinta, otras a sesenta y otras a ciento por uno.

9. Y El decía: El que tiene oídos para oír, que oiga.

10. Cuando se quedó solo, sus seguidores junto con los doce, le preguntaban sobre las parábolas.

11. Y les decía: A vosotros os ha sido dado el misterio del reino de Dios, pero los que están afuera reciben todo en parábolas;

12. para que VIENDO VEAN PERO NO PERCIBAN, Y OYENDO OIGAN PERO NO ENTIENDAN, NO SEA QUE SE CONVIERTAN Y SEAN PERDONADOS.

13. Y les dijo*: ¿No entendéis esta parábola? ¿Cómo, pues, comprenderéis todas las parábolas?

14. El sembrador siembra la palabra.

15. Y éstos que están junto al camino donde se siembra la palabra, son aquellos que en cuanto la oyen, al instante viene Satanás y se lleva la palabra que se ha sembrado en ellos.

16. Y de igual manera, estos en que se sembró la semilla en pedregales son los que al oír la palabra enseguida la reciben con gozo;

17. pero no tienen raíz profunda en sí mismos, sino que sólo son temporales. Entonces, cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, enseguida tropiezan y caen.

18. Otros son aquellos en los que se sembró la semilla entre los espinos; éstos son los que han oído la palabra,

19. pero las preocupaciones del mundo, y el engaño de las riquezas, y los deseos de las demás cosas entran y ahogan la palabra, y se vuelve estéril.

20. Y otros son aquellos en que se sembró la semilla en tierra buena; los cuales oyen la palabra, la aceptan y dan fruto, unos a treinta, otros a sesenta y otros a ciento por uno.