Guardando el corazón

Predicado el 09 Feb 2014, Predicador: Albert Crespo

Lucas 12: 1-34

12 Entretanto, se habían aglomerado° miles y miles de la multitud, hasta el punto que se pisoteaban unos a otros. Entonces comenzó a decir primero a sus discípulos: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

2 Nada hay encubierto que no será descubierto, ni oculto, que no será conocido.

3 Por tanto, cuanto dijisteis en la oscuridad será oído en la luz, y lo que hablasteis al oído en las recámaras, será pregonado en las azoteas.

4 Y os digo amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no pueden más hacer.

5 Yo os advertiré a quién debéis temer: Temed a Aquél que, después de matar, tiene poder para echar en el infierno. Sí, os digo: a Éste temed.

6 ¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Y ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.

7 Aun los cabellos de vuestra cabeza han sido todos contados. No temáis, valéis° más que muchos gorriones.

8 Y os digo: Todo aquel que se declare por mí delante de los hombres, también el Hijo del Hombre se declarará por él delante de los ángeles de Dios;

9 pero el que me negó delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios.

10 Y todo aquel que diga° una palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado, pero al que blasfemó contra el Espíritu Santo, no le será perdonado.

11 Y cuando os conduzcan a las sinagogas, y a los magistrados y a las autoridades, no os preocupéis de cómo o qué responderéis,° o qué diréis;°

12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debéis decir.

13 Le dijo uno de la multitud: Maestro, dí a mi hermano que parta° conmigo la herencia.

14 Él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto como juez o partidor entre vosotros?

15 Y les dijo: Mirad y guardaos de toda avaricia, porque aunque alguno tenga más que suficiente,° su vida no depende de los bienes que posee.

16 Y les refirió una parábola, diciendo: La tierra de cierto° hombre rico produjo buenas cosechas;

17 y él razonaba dentro de sí,° diciendo: ¿Qué haré?° Porque no tengo donde más guardar° mis frutos.

18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros y los edificaré más grandes, y allí almacenaré todos mis granos y mis bienes,

19 y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes almacenados para muchos años: reposa, come, bebe, diviértete.

20 Pero le dijo Dios: ¡Insensato! esta noche tu alma te será demandada, y lo que has prevenido, ¿para quién será?

21 Así es el que atesora para sí y no es rico para con Dios.

22 Y dijo a los discípulos: Por esto os digo: No os preocupéis por la vida, qué comeréis,° ni por el cuerpo, qué vestiréis;°

23 porque la vida es más que la comida, y el cuerpo más que el vestido.

24 Considerad los cuervos, que ni siembran ni siegan, los cuales no tienen despensa ni granero, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves!

25 ¿Y quién de vosotros puede, afanándose, añadir un codo a su estatura?°

26 Pues si no podéis lo mínimo, ¿por qué os preocupáis por lo demás?

27 Considerad los lirios, cómo crecen. No trabajan ni hilan. Y os digo: Ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.

28 Si Dios, entonces, viste así la hierba que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, ¡cuánto más a vosotros, oh faltos de fe!

29 Vosotros pues no busquéis qué comer° o qué beber,° ni os afanéis;

30 porque la gente del mundo busca todas estas cosas, pero vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas.

31 Antes bien, buscad su° reino, y estas cosas os serán añadidas.

32 No temáis manada pequeña,° porque vuestro Padre se complació en daros el reino.

33 Vended vuestras posesiones y dad limosna, haceos bolsas que no envejecen, tesoro inagotable en los cielos, donde el ladrón no se acerca ni la polilla destruye,

34 porque donde está vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón.

La Biblia Textual