No hay excusa

Predicado el 25 Oct 2015, Predicador: Albert Crespo

Jeremías 2:1-13 La Biblia de las Américas (LBLA)

Apostasía de Israel

1 Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

2 Ve y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: “Así dice el Señor: De ti recuerdo el cariño de tu juventud, el amor de tu desposorio, de cuando me seguías en el desierto, por tierra no sembrada.

3 Santo era Israel para el Señor, primicias de su cosecha; todos los que comían de ella se hacían culpables;el mal venía sobre ellos —declara el Señor.”

4 Oíd la palabra del Señor, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel.

5 Así dice el Señor: ¿Qué injusticia hallaron en mí vuestros padres, para que se alejaran de mí y anduvieran tras lo vano y se hicieran vanos?

6 Tampoco dijeron: ¿Dónde está el Señor que nos hizo subir de la tierra de Egipto, que nos condujo por el desierto, por una tierra de yermos y de barrancos, por una tierra seca y tenebrosa, una tierra por la que nadie pasó y donde ningún hombre habitó?

7 Yo os traje a una tierra fértil, para que comierais de su fruto y de sus delicias, pero vinisteis y contaminasteis mi tierra, y de mi heredad hicisteis abominación.

8 Los sacerdotes no dijeron: “¿Dónde está el Señor?” Los que se ocupaban de la ley no me conocieron, los gobernantes se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaban por Baal,y andaban tras cosas que no aprovechan.

9 Por tanto, aún contenderé con vosotros —declara el Señor— y con los hijos de vuestros hijos contenderé.

10 Pasad, pues, a las islas de Quitim y ved, enviad gente a Cedar y observad atentamente, y ved si ha habido cosa semejante:

11 ¿Ha cambiado alguna nación sus dioses, aunque ésos no son dioses? Pues mi pueblo ha cambiado su gloria por lo que no aprovecha.

12 Espantaos, oh cielos, por esto, y temblad, quedad en extremo desolados —declara el Señor.

13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me han abandonado a mí, fuente de aguas vivas, y han cavado para sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua.