La historia de 16 soldados romanos

Predicado el 20 Abr 2014, Predicador: Enrique Nieto

34Entonces Pedro tomó la palabra° y dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas,°

35sino que de toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.

36Él° envió palabra a los hijos de Israel, proclamando la paz por medio de Jesús el Mesías, quien es Señor de todos.

37Vosotros sabéis la palabra que se divulgó° por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que proclamó Juan,

38respecto° a Jesús de Nazaret: Cómo Dios lo ungió con el Espíritu Santo y poder. Éste pasó haciendo el bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él.

39Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo,° tanto en la región de los judíos como en Jerusalem. A Éste mataron colgándolo en un madero.

40A Éste levantó Dios al tercer día, y le concedió hacerse visible,

41no a todo el pueblo, sino a unos testigos designados de antemano por Dios, a nosotros, que comimos y bebimos con Él después que resucitó de entre los muertos.

42Y nos mandó que proclamáramos al pueblo, y declaráramos solemnemente que Éste° es el Juez de vivos y muertos designado por Dios.

43De Éste° dan testimonio todos los profetas: Todo el que cree en Él, recibe° el perdón de pecados por medio de su Nombre.

Hechos 10:34-43

12en el cual tenemos seguridad y derecho de entrada con confianza por la fe en Él.

13Por tanto, pido que no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, que son° vuestra gloria.

14Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre,°

15del cual toma su nombre toda familia en los cielos y en la tierra,

16para que os dé, conforme a la riqueza de su gloria, ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

17para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

18seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, y la altura, y la profundidad,

19y así conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Hechos 12:1-19